Nuevo FIFA 20 Ps4 Originales sellado MemoGames Ver más grande

FIFA 20 Ps4 Originales sellado MemoGames

Nuevo producto

FIFA 20 es el simulador futbolístico que presenta EA Sports para la temporada 2019-2020 volcándose en esta ocasión no solo en competición profesional deportiva número uno del planeta, sino también en el fútbol callejero más auténtico a través de Volta, una de las principales novedades del videojuego frente a entregas pasadas.

Más detalles

3 artículos

Advertencia: ¡Últimos artículos en inventario!

$U 3,760.00 impuestos inc.

Más

Nuevo Balón, Nuevos JugadoresEn Electronic Arts gustan de los nombres espectaculares para las nuevas características que se implementan cada año, sin embargo voy a tratar de explicarte todas las novedades con el lenguaje más llano y sencillo posible. Para facilitar la comprensión de cosas que, en realidad, son menos complicadas de lo que sus creadores parecen invitar a creer habitualmente.


FIFA 20 análisisPodemos volcar el fútbol de FIFA 20 en muchos torneos, cada uno con sus características. La Champions League es la gran estrella en licencias.

Siempre se ha hablado de que la saga FIFA necesita algo de control en la anarquía táctica que muchas veces reina en sus partidos, algo que muchas veces se debe al frenético ritmo que tienen muchas de sus entregas. FIFA 20 es, en el momento del análisis, un juego rápido, pero notablemente más lento que episodios precedentes, algo que beneficia notablemente su visión del fútbol. Aunque, como siempre en estos casos, la velocidad de los títulos de la serie está sujeta a muchos cambios, ya que a través de actualizaciones la compañía norteamericana acostumbra a escuchar a los aficionados y modificar lo que éstos estimen necesario (no siempre con acierto para mi gusto, claro). Sin embargo, y tratando de gobernar ese ingobernable fluir de los jugadores sobre el campo, el título este año ajusta su inteligencia artificial a ese ritmo nuevo para que el posicionamiento sea más natural y, además, para favorecer situaciones de uno contra uno. El juego se hace fuerte en los regates, y sus creadores lo saben.


FIFA 20 PS4

El juego se hace fuerte en los regates, y sus creadores lo sabenHay algunos cambios en la forma de ejecutarlos, sutiles desde luego; pero sobre todo me queda la sensación de que si sabemos usarlos podemos sacarles mucho más partido puesto que, si buscamos esos encuentros cara a cara con los defensas, los encontramos con mayor facilidad. Hay nuevas maniobras y animaciones para fomentar la espectacularidad pero también el realismo de las filigranas, aunque el atacante no ha sido el único favorecido. Hay importantes cambios en la forma de defender, que hacen que ahora el robar un balón necesite aún más intervención por nuestra parte, y eso que desde la implementación de la Defensa Táctica hace ya unas cuantas temporadas ya había énfasis en esto. No obstante, antes todo estaba algo más automatizado, convirtiendo la presión en una entrada, lo que hacía que perdiéramos algo de control sobre lo que estaba pasando. Ahora solo flotamos alrededor de los contrarios hasta que decidamos intervenir directamente y acercarnos y entrar con la fórmula escogida. De lo bien que elijamos el momento dependerá el éxito de la maniobra, puesto que si tardamos demasiado o lo hacemos pronto, el balón no quedará en nuestro poder sino que escapará con impredecibles resultados. Hay que hacerlo en el momento exacto.


FIFA 20FIFA 20 PS4Las interrupciones como los fueras de juego o los córners no sufren grandes cambios, pero los lanzamientos de falta directos han sido remozados por completo.

Esto se acentúa con un balón que, según Electronic Arts, también ha modificado fuertemente su comportamiento, aunque yo no me atrevería a decir tanto. Es verdad que se nota más fresco y natural en pelotas bombeadas y en determinados disparos, sin embargo en alguna ocasión (y habiendo dedicado ya muchas horas) uno comienza a experimentar una cierta sensación de comportamiento predecible bajo ciertos parámetros.

Por lo demás, hay un montón de pequeños cambios en facetas más específicas. Muchas nuevas animaciones para hacer más realistas los controles más difíciles o los golpeos más acrobáticos, aparte de medidas para reducir al árbitro físicamente como elemento molesto en el juego, mayor control de los porteros en centros laterales (podemos hacer que salgan con valentía a interceptar o despejar esos esféricos), reacciones más emotivas de los futbolistas que podemos controlar y algunos ajustes pequeños en diferentes aspectos del juego, así como algunas modificaciones menores de distribución de botones en el pad que ayudan a que todo sea más fluido.

¿Lo más destacado? Lo que muchos aficionados deseaban ver mejorado es lo que tiene que ver con el balón parado. Los córners siguen, en esencia, virtualmente idénticos a lo visto en juegos anteriores. Sin embargo, los lanzamientos de falta y los de penalti permiten ahora mayor precisión. Todo se zanja con una retícula, que lógicamente no se ve en los partidos multijugador locales, que nos deja decidir hacia dónde queremos mandar el balón. Una vez elegido esto tenemos que decidir el efecto, moviendo el stick derecho en una serie de diferentes combinaciones y, por último, fijar la potencia del golpeo con un mecanismo relativamente similar al de la Finalización Exacta. Es una buena idea, y me gusta que aporte cierta profundidad, pero solo con los diferentes ajustes que vayan incorporándose en el futuro a base de actualizaciones veremos su verdadero potencial.


FIFA 20

VOLTA: El Fichaje FlamanteLa gran estrella en cuanto a novedades es el modo VOLTA, que viene a sustituir a El Camino como parte narrativa del título. Y, como era de esperar, todo lo relacionado con su argumento es, con diferencia, lo menos interesante de la propuesta. La idea es acompañar a un joven jugador de fútbol callejero en su trayecto hacia el estrellato, en una fórmula que recuerda mucho a la de su modalidad antecesora. Hay cinemáticas cuidadas, pero personajes bastante insípidos (algunos muy irritantes) y diálogos no demasiado interesantes, algunos de ellos con un grado de tontería importante. Sin embargo, como decimos, lo divertido está sobre el terreno de juego, y ahí esta parte del título sí deja cosas que contar, y muy buenas.


FIFA 20 PS4VOLTA nos permite cierta autonomía para disfrutarlo. Si no nos interesa la historia, lógico por otra parte, podemos enfrascarnos en torneos.

Por supuesto, esperar novedades de gran calado no era una opción. Esto no es un juego independiente como los de la serie FIFA Street, es una modalidad de una franquicia bien establecida. Así que modera tus expectativas: hay cambios y se nota que es una experiencia distinta, pero no esperes locuras porque se trata de mantener la esencia y no obligar a un nuevo aprendizaje. Aquí, como era de prever, el fútbol se orienta más hacia el balón raso y las bonitas filigranas técnicas para regatear. Los campos son más pequeños y los equipos también, pudiendo enfrentarnos en modos de 3vs3, 4vs4, 5vs5 (con o sin porteros) y, por supuesto, también en fútbol sala. Aunque yo, personalmente, encuentro algo caóticos los encuentros cuando se miden conjuntos de números de futbolistas altos, así que me siento mucho más cómodo con los números más pequeños.


FIFA 20

La gran estrella en cuanto a novedades es el modo VOLTAHay recursos que no están en los estadios de fútbol de FIFA 20, y hay cosas muy curiosas. Por ejemplo, el hecho de que se puedan usar las paredes en los campos que las tienen es fantástico, y permite regatear usándolo para hacer rebotar el balón o incluso deja que se apoye a nuestro propio futbolista para sortear oponentes. Por poner otro caso, hay incluso un módulo de entrenamiento (de los propios que tiene VOLTA) para practicar el rol improvisado de portero para los partidos sin guardameta, y que no es ni más ni menos que uno de los futbolistas tratando de usar su cuerpo para bloquear un hipotético disparo e impedir el gol.


FIFA 20 PS4Todo cuenta en VOLTA y hay una cuidada mecánica de valoraciones, progresión y desbloqueos para mantenernos enganchados mucho tiempo.

El ritmo es tan frenético como cabía pensar, y se pueden hacer unas maniobras auténticamente espectaculares. Además, el hecho de que haya torneos o ligas es estupendo para poder disfrutarlo sin tener que sufrir la historia: un mero pretexto francamente mal escrito y excesivamente expuesto que sirve para poco más que para pasearnos por el mundo y por sus generosas opciones de desbloqueo. Todo está integrado muy bien para resultar adictivo y es un añadido que me gusta mucho, especialmente gracias al vínculo que creamos con nuestro futbolista y con todo el equipo. Podemos contratar jugadores nuevos para nuestro pequeño club cuando vencemos, por supuesto vamos ganando torneos y, además, hay posibilidad de personalizar a fondo al protagonista y también a sus acompañantes. El héroe es, por supuesto, el que más atención recibe, con posibilidad de definir su físico a fondo, comprarle ropa nueva que podemos ir desbloqueando e incluso definir su fútbol, mejorándolo poco a poco a base de puntos de experiencia y de liberación de habilidades según vamos subiendo de rango.

¿Dónde invierto mi tiempo?Si algo tiene la saga FIFA desde hace ya bastantes entregas es el hecho de que es un videojuego al que podemos dedicar muchas, muchísimas horas. Son títulos que tienen ofertas de modos muy variadas para tratar de satisfacer prácticamente a cualquier aficionado al fútbol, por variados que sean sus intereses. Más allá de VOLTA hay muchos otros lugares donde pasar horas y horas.

El Modo Carrera es uno donde dedican habitualmente su tiempo los jugadores con especial énfasis en el offline y, de hecho, observa algunos cambios. Ahora nuestro entrenador también cuenta con un aspecto personalizado, como también lo tiene el futbolista si lo que escogemos es una carrera como jugador, aunque las opciones son idénticas a las del jugador que podemos personalizar para VOLTA en cuanto a los rasgos faciales pero, obviamente, muy diferentes en los atuendos.


FIFA 20

Ultimate Team también apuesta por cambios ligerosY su figura es importante, porque si ya había fuerte carga cinemática en esta modalidad el año pasado, ahora hay incluso más vídeo. El de hacer tanta cinemática para tareas repetitivas es una decisión que ya me parecía discutible en el pasado teniendo en cuenta la cantidad de horas que se invierten en un juego así, pero ahora también tenemos para las ruedas de prensa, charlas con jugadores, encuentros con medios postpartido… Todo está bien ejecutado y es elegante y placentero verlo las primeras veces, eso sí. Las clásicas reuniones en restaurantes de lujo para tratar de convencer a un futbolista reacio, o las entrevistas en el pasillo del estadio después de un partido al más puro estilo Premier League son una gozada estéticamente. Además, las cosas que digamos no son meramente cosméticas e influyen en la moral del equipo y, por lo tanto, en su desempeño. No es que sea algo tan profundo como en un juego de la serie Football Manager, por ejemplo, pero alegra ver la implementación de este tipo de cosas y que nuestra mano se note más allá de tácticas, fichajes o de los propios partidos. Lo que resulta un poco confuso es si todo esto está bien implementado en el resto de los equipos, que llevan a cabo decisiones de lo más estrafalarias que, en ocasiones, pueden provocar desarrollos de las temporadas muy poco realistas con el paso del tiempo.


FIFA 20 PS4Algunos pequeños cambios en los interfaces hacen que la experiencia de movernos por FIFA Ultimate Team sea más agradable.

Ultimate Team también apuesta por cambios ligeros. Se ha implementado una nueva línea de objetivos por temporadas para enriquecer nuestras metas con más eventos de carácter temporal y, además, se han incorporado la misma línea de partidos amistosos que hay para la zona de exhibición con idénticas alocadas normas que, por supuesto, no cuentan para nuestro progreso o para los contratos de nuestro equipo. Es, básicamente, para mostrar de lo que es capaz nuestro club. Así mismo, hay también algunas decisiones sencillas pero útiles a la hora de agilizar nuestro movimiento por los menús y por las alineaciones. Como puedes ver, aquí no hay novedades tan grandes como en otras partes del título, son más bien ajustes moderados para hacer más cómoda una fórmula que ya funcionaba correctamente.

Por lo demás, ya lo sabes. Tienes partidos de exhibición, el Modo Temporadas y muchos elementos más con los que entretenerte durante mucho tiempo en uno de los juegos que, en cuanto a modalidades y alternativas, puede ser fácilmente uno de los que más horas atesoran de cuantos se lanzan cada año.


FIFA 20

Aguardando a la Nueva GeneraciónLos juegos de la saga FIFA fueron un referente visual hace no tanto tiempo, pero en estos momentos la serie dista de ser lo más avanzado del género futbolístico y, por supuesto, tampoco en el deportivo en general. La clave de eso es ese estancamiento en algo tan capital como los modelados de los futbolistas. Cierto es que cada vez están más cuidados merced al renderizado que hay de un mayor número de deportistas cada temporada, pero todavía hay cosas en su rostro relacionadas con la expresividad o la carencia de vida en los ojos que le hacen estar muy lejos del nivel en este sentido que exhibe la competencia. Supongo que todo esto se debe a aguardar a la próxima generación para presentar más novedades visuales, y que EA se está guardando ese salto evolutivo. Así que lo cierto es que, aunque PS4 y Xbox One están sobradamente capacitadas para dar mucho más de sí de lo que se ve en pantalla, lo cierto es que EA Sports parece necesitar ese cambio de ciclo para animarse a mejorar la factura estética. Donde sí notamos mejoría es en las animaciones. Hay más para los porteros y para los jugadores de campo, con un abanico mucho mayor de movimientos.


FIFA 20 PS4FIFA 20En lo visual, FIFA 20 nos deja claroscuros. Algunos rostros están bien, pero las animaciones faciales siguen siendo algo robóticas.

Este año hay incluso algún detalle que me ha llamado la atención por lo negativo como, por ejemplo, algún estadio que tiene sin rematar el final de su césped bajo la portería, mostrando una textura bajo él bastante impropia de un juego así. Pequeñas máculas sin demasiada importancia en comparación con el buen nivel que exhiben los campos en general, y la fantástica recreación del público que logra el juego. Buena fluidez de la experiencia y un código de red limpio de lag y con cierta velocidad para el matchmaking (incluso con los servidores tan vacíos como lo pueden estar durante la elaboración del análisis, solo poblados por algunos periodistas y por determinados miembros de EA Sports dispuestos a darme una paliza sin piedad).

En el tema licencias, ya lo sabes, sigue siendo uno de los puntos fuertes de la saga. Este año ha habido duros golpes para Electronic Arts como, por ejemplo, el hecho de que PES 2020 se haya hecho en exclusiva con la Juventus, obligándole a figurar con otro nombre y equipación, afeando notablemente los torneos donde participa. Es un detalle menor nuevamente, teniendo en cuenta la cantidad de torneos, competiciones y clubs que sí están presentes pero, desde luego, hay que mencionarlo. Más cuando suelo repetir año a año que me gustaría una cierta transición hacia la calidad sobre la cantidad que no acaba de efectuarse, y que se traduciría en un mayor porcentaje de equipos recreados con un mínimo mimo.


FIFA 20 PS4

El tema licencias, ya lo sabes, sigue siendo uno de los puntos fuertes de la saga¿El audio? Ahí nos encontramos también con la línea habitual de la franquicia. Comentarios y narración de Paco González, Manolo Lama y Antonio Ruiz, el trío de los últimos años, con abundantes líneas recicladas, como no podía ser de otro modo, y esa sensación de hastío que nos persigue ya desde hace demasiadas entregas. Los efectos de sonido sí rayan a buen nivel, con estupendos rugidos de los estadios o para los golpeos del propio juego, con mención especial a lo cuidadísimo que está el ambiente de VOLTA. Y, en esta ocasión, doble banda sonora con bastantes temas eclécticos e interesantes. La del propio FIFA, más alternativa, y luego una selección de temas propios también para VOLTA y bastante más cercanos a la propia idiosincrasia de esta parte del título.